Endurecimiento y amenaza al ecoturismo comunitario en Parques Nacionales Naturales

parques_nacionales.png

30 de julio de 2021

De acuerdo con la denuncia realizada por el profesor y exministro de Ambiente, Manuel Rodríguez Becerra, se conocieron los nuevos planes del director de Parques Nacionales Naturales, el señor Pedro Orlando Molano Pérez, exdirector del IDRD en la administración de Enrique Peñalosa.

La presidenta el Concejo de Bogotá, Mafe Rojas, alerta que el cambio de política de protección y sostenibilidad parece que se ha desvanecido en la cabeza del nuevo director de Parques Nacionales Naturales - PNN. Hace pocos días, esta entidad anunció el fin del contrato de ecoturismo comunitario con la Asociación Yarumo Blando, en el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya, en el municipio de Pereira, departamento de Risaralda.

El asunto que causó controversia en redes sociales, vincula que Parques Naturales habría cambiado las condiciones de contratación con las cuales la asociación que ha sido reconocida a nivel nacional e internacional no pudiera cumplir, suscitando un temor que ocurra lo mismo con otros procesos comunitarios en los parques nacionales como Utría, Los Nevados, Cueva de los Guácharos, Corales del Rosario y San Bernardo, El Cocuy, Chingaza y el Santuario de Flora y Fauna Iguaque.

Según Parques Nacionales - PNN, Yarumo Blanco no pudo aceptar una nueva prórroga del contrato porque esto implicaba dos condiciones nuevas; la primera, que se mejorará el porcentaje de ingreso que recibe PNN, que va destinado al fondo para fortalecer las áreas protegidas (FONAP), y la segunda, que mejorará la infraestructura en el Santuario Otún Quimbaya. Es decir, que ahora piden el 10% sobre los ingresos brutos que para la asociación, es mucho cuando deben garantizar los sueldos de los 18 asociados que tiene y el mantenimiento de sus instalaciones.

Las nuevas condiciones estaban hechas para que, efectivamente, Yarumo no se pudiera presentar, dejando un tope incumplible donde pocos operadores turísticos estarían dispuestos aceptar teniendo en cuenta el descenso de viajeros a casusa de la pandemia. En 2019 pagaron sobre sus excedentes casi 10 millones, ahora tendrían que pagar en un año con ingresos similares casi 100 millones.

Este cambio de enfoque que propone PNN, preocupa a ambientalistas y expertos en ecoturismo comunitario ya que se está perdiendo el conocimiento que son elementos estructurantes para el cuidado y protección de estos lugares que ahora están siendo azotados con conflictos como es la deforestación, expresa la presidenta de la Corporación.

preocupante_bosques.png

La salida de Yarumo Blanco ha hecho eco en el gremio, que también denuncia que la situación se repite en Chinganza. Corpochinganza que es la que realiza la labor de ecoturismo dando una nueva oportunidad a la comunidad, dejando la ganadería extensiva en el páramo, hoy está siendo presionada por PNN para terminar o negociar los contratos de más de 10 años de los cuales faltan 5 por ejecución.

La visión de Molano, según lo comentado en una entrevista concedida en marzo, se invertiría en infraestructura para recibir más turistas en los parques, pero lo que no se sabía en ese momento es que el trasfondo era cambiar la forma de contratación, que hasta ahora se había hecho con las comunidades y habitantes del sector, todo esto para hacer más competitivo e proceso y recibir más recursos para la conservación y el mantenimiento de los parques con unos topes económicos que aún se están definiendo.

Sobre la construcción del Ecohotel en Chinganza, el pronunciamiento de PNN era que estaban realizando unas adecuaciones a un centro de visitantes que ya existe en Monte Redondo, lo cual fue desmentido por un usuario de Twitter que demostró, con fotos, que las instalaciones se encuentran en perfecto estado.

Lo publicado por el profesor Manuel Rodríguez mostraba un complejo de habitaciones lo cual viola la política de ecoturismo que establece que infraestructuras rígidas y a manera de hotel no se deben construir en los parques sino en sus vecindades. Aún se sigue esperando la respuesta oficial y pública de PNN frente a las denuncias realizadas y las aclaraciones correspondientes sobre este cambio de enfoque que perjudicaría tanto a las comunidades como al ecoturismo sostenible.