Acción legal para frenar construcciones en humedales

IMG 20180928 WA0048 01

Una acción de nulidad busca tumbar un decreto de la alcaldía Peñalosa que modificó la política de humedales para permitir actividades de impacto en estas zonas protegidas. La acción fue admitida y estamos a la espera del fallo.

Por Mafe Rojas,

3/10/18

La acción de nulidad se presentó el 2 de agosto de 2018 en contra de los artículos 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del decreto 565 de 2017, el cual modificó la Política de Humedales permitiendo la construcción de ciclorrutas en estas zonas especiales. Esto abrió la ventana para que la Empresa de Acueducto comenzara a construir otro tipo de superficies duras, como canchas deportivas, y toda la dotación e infraestructura necesaria: luminarias, senderos de acceso adoquinados, gimnasios, gradas, etc.

En resumen, el decreto convierte los humedales bogotanos en parques recreativos. Como sabemos, el Complejo de Humedales Urbanos del Distrito Capital de Bogotá cuenta con un área total de 667,38 hectáreas. El pasado mes de agosto 11 de esos humedales fueron elevados a la categoría Ramsar. Esto significa observación y apoyo internacional para que estos ecosistemas sigan cumpliendo su función reguladora hídrica y de soporte a la biodiversidad urbana.

Al convertir los humedales en parques deportivos, evidentemente no pueden cumplir su función ecológica. Esto es algo que va en contravía del sentido común, pero también de la norma. Puedo citar, por ejemplo, los artículos 2, 8, 79 y 80 de la Constitución; la ley 99 de 1993, y la Política Nacional de Humedales, entre muchas otras.

La acción de nulidad fue admitida el 26 de septiembre de 2018 y corrió traslado a la medida cautelar solicitada dentro de la misma, la cual consistía en suspender el decreto 565 de 2017 y todos sus efectos con el fin de proteger el ecosistema de los humedales y prevenir daños irreparables por obras duras dentro de las mismas.

La acción fue presentada por las ambientalistas Gladys Cifuentes y Patricia Bohórquez*, que han estado vinculadas por años a la defensa de los humedales. A la acción de nulidad se sumó la coadyuvancia, por una parte, de la ciudadana Lina María Limas Moreno, y también de John Fredy González Daza y Víctor Fabio Noreña Blanco, quienes se definen como parte de la comunidad Muisca.

Inicialmente, estamos a la espera de la decisión del juez en relación con las medidas cautelares, lo cual suspendería en el corto plazo todas las posibles obras e intervenciones que se estuvieran realizando en los humedales protegidos de Bogotá. Más adelante vendría la decisión definitiva, que debería darnos la razón en la defensa de estos ecosistemas vitales para la ciudad.

* Patricia Bohórquez es miembro de mi equipo