Más de seis mil millones ha gastado el Distrito talando árboles

IMG 2702

Bogotá septiembre 21 de 2018.

La Concejal María Fernanda Rojas reveló que no se están realizando las compensaciones por los árboles talados y exigió que las entidades revelen las verdaderas cifras de talas y plantaciones que se realizan en la ciudad, pues “los números no cuadran, y al parecer se están sumando peras propias con manzanas ajenas”. Así mismo advirtió que en Bogotá no solo debe ser prioridad el paisajismo, sino la biodiversidad y el medio ambiente.

En el marco del debate de Control Político sobre la tala de árboles en Bogotá, la Concejal María Fernanda Rojas reveló que entre 2016 y 2018 se han destinado $6.488.041.996 millones de pesos en la tala indiscriminada de árboles. Adicionalmente la Cabildante explicó que según información entregada por la subdirección técnica de parques del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), de los 433 árboles talados entre septiembre de 2016 y enero de 2018, solo 45 requerían compensación, es decir que los 388 árboles restantes no serán compensados con nuevos individuos o económicamente.

Rojas reveló: “Actualmente, sumando todos los contratos superiores a 100 millones de pesos, dos contratistas concentran el 60% del presupuesto. JHD Ingenieros tiene contratos que alcanzan los 2.686.331.200,00 millones de pesos (41% de la contratación), mientras que Bosque y Jardín, acumula contratación por 1.343.995.398,00 millones de pesos (20,7% de la contratación). La Concejal aclaró que la legislación colombiana no prohíbe la concentración contractual, sin embargo, establece el deber de selección objetiva definido en el artículo 5 de la Ley 1150 de 2007. Este deber se pone en riesgo cuando unos pocos contratistas se quedan con la mayor parte del presupuesto.

Patrón de talas

La Concejal llamó “incentivos perversos” a la forma como se calcula el pago de los servicios de tala. Estos se hacen a partir de una fórmula que premia el derribo de árboles de gran porte. Adicionalmente, al otorgar a los contratistas la madera resultante como parte de pago, los contratistas tendrán mayor interés en cortar individuos que aporten mayor beneficio económico.

Esos incentivos parecen surtir efecto, porque en un derecho de petición presentado al IDRD, la Concejal encontró que la Subdirección Técnica de Construcciones reportó 433 árboles cortados entre sept 2016 y enero de 2018. Las talas denotan preferencia por los árboles de porte medio y alto, pues de ellos sólo 15 eran menores de 10 metros. Mientras que 210 eran mayores de 20 metros y otros 206 estaban entre los 10 y los 19 metros. Más cuando los contratistas participan de la decisión sobre los árboles que serán cortados,

“Nos han dicho que ninguno de estos estímulos existe, porque supuestamente quién decide cuál árbol debe desaparecer no es el contratista, si no el Jardín Botánico. Pero nos encontramos que en contratos como el 706 de 2017, las decisiones son tomadas en realidad por un comité del que hacen parte el supervisor del contrato, el Jardín Botánico y el contratista”.

Septiembre 25 de 2018

Explicó la Concejal que con esta política de derribar árboles altos, estamos perdiendo un valioso activo ecosistémico para la ciudad: los árboles altos capturan una gran cantidad de polución, permiten la anidación de especies valiosas y ofrecen refugio a especies nativas y migratorias. De hecho, el registro de avistamientos de aves ha disminuido en los últimos meses precisamente en los corredores donde se han venido derribando árboles adultos.

Compensaciones

La Concejal Rojas encontró sorprendente el tratamiento ligero que se está dando al tema de las compensaciones por las talas. En respuesta del IDRD la Concejal encontró que, según la subdirección técnica de parques, de los 433 árboles talados entre sept 2016 y enero de 2018, solo 45 requerían compensación. Adicionalmente, pidió claridad y rigurosidad con las cifras de compensaciones: “están mezclando peras con manzanas, porque las compensaciones que dicen ser 80 mil, están incluyendo, por ejemplo, siembras en las zonas de restauración y no es comparable, ni por las funciones ecológicas ni por las condiciones en que se hace la plantación”.

También preguntó qué hace el Jardín Botánico con las especies que tiene en su vivero. “El Jardín Botánico dice que tienen cerca de 50 mil individuos para plantar, pero al parecer no los está utilizando para hacer plantaciones nuevas”. En efecto, existen contratos de compra de material vegetal registrados en los contratos 1392, 1445 y 1360 de 2015 firmados durante la administración anterior, y prorrogados en esta. Adicionalmente, en los contratos a terceros para la tala de árboles, se incluye una cláusula para que sean estos quienes provean el materia vegetal. “Están comprando una cosa que ya tienen, y eso no parece un uso eficiente de los recursos públicos”.

Paisajismo vs sentido común

Ante esta lamentable situación de tala de árboles indiscriminada que se viene presentando hace varias semanas en diferentes localidades de la ciudad, la Concejal Rojas ha adelantado recorridos por las comunidades afectadas en lugares como Ciudad Montes, Parque Japón y Parque Virrey, donde se manifiestan reiteradamente falta de socialización y barreras para la participación ciudadana, como por ejemplo poca información o información selectiva, negativa al diálogo, e incumplimiento a los compromisos.

Rojas aseguró que no se puede dar a la naturaleza urbana un tratamiento solamente estético: “La ciudad tiene jardines, parques y bosques. Juntos conforman un ecosistema urbano que hace mejor la vida para las personas en la ciudad. La función de la naturaleza no es sólo decorativa, no son las matas de la casa. En la casa, uno las cambia cuando se aburre de ellas o renueva la decoración, pero no puede hacer lo mismo con los árboles. Pero lo más grave, es que para imponer esa visión paisajística podrían estar pasando por encima de la norma, de los procedimientos, de los estudios y del sentido común”.