Estuvimos en el Septimazo Climático.

DmmfhIGX4AEPU u

13 de septiembre 2018

Mis felicitaciones a los organizadores del divertido parche que se formó el sábado 8 de septiembre en el Septimazo Climático. Una forma distinta y atractiva de llamar la atención sobre aspectos vitales para el medio ambiente global.

Por: Mafe Rojas

 

Bogotá se hizo parte de la movilización global #ÚnetePorElClima, una experiencia que se replicó de manera simultánea en más de 60 países del mundo. El movimiento es promovido por la ONG +350, una organización ecologista internacional que busca combatir el cambio climático promoviendo acciones efectivas como la reducción del dióxido de carbono en la atmósfera.

Concienbiciate, Defendamos la Séptima, Bogotá Patina, el periódico El Chapín y la Asociación Ambiente y Sociedad son algunos de los colectivos que vi ese día promoviendo el evento. La movilización inició en el Parque Nacional y avanzó por la carrera séptima hacia el norte, para terminar en la calle 60, en el conocido parque de los Hippies.

Esta movilización cobra especial relevancia en una Bogotá alarmada por varias acciones de la Alcaldía en las que las preocupaciones e inquietudes de los ciudadanos no han sido resueltas. En especial, la iniciativa buscaba llamar la atención sobre dos de las iniciativas del alcalde que más preocupan a la ciudadanía en este momento: la tala en serie de árboles adultos en aparente buen estado, por motivos que aún no están claros. Así mismo, la construcción de una troncal de Transmilenio por la Carrera Séptima cuyos beneficios no nos han explicado, pero sus costos ambientales sí conocemos: casi la mitad de los árboles de esa vía pueden desaparecer.

Todo esto en una ciudad que ya presenta una baja cantidad de árboles por habitante: uno por cada siete, en contraindicación con la recomendación de la OMS (La Organización Mundial de la Salud) de un árbol por cada tres habitantes. Este tipo de experiencias ciudadanas son especialmente relevantes ante una administración que se ha mostrado especialmente renuente a dialogar con sus ciudadanos. Así que mis felicitaciones a los organizadores y muchas gracias por habernos proporcionado a los interesados en el medio ambiente una forma divertida de hacer activismo.