Bogotá necesita un modelo de gestión de residuos

 Basuras

Bajo la premisa de que Bogotá necesita un verdadero modelo de gestión de residuos y no un simple esquema de aseo, la Concejal María Fernanda Rojas de Alianza Verde se refirió a tres temas que, a su juicio, son centrales: El relleno sanitario Doña Juana, las empresas prestadoras del servicio de aseo y la estrategia de reciclaje y aprovechamiento de residuos. De igual forma, expresó su preocupación sobre la situación de Aguas de Bogotá y sus trabajadores, después de un proceso de licitación que dejó por fuera a una empresa pública de los bogotanos.

En referencia al relleno Sanitario Doña Juana, la Concejal llamó la atención sobre el inminente cierre del relleno, pues la licencia ambiental termina en 2022 y, según cálculos de la Uaesp, de todas formas su capacidad se verá rebasada en 2023. Las dos posibilidades que tiene la ciudad son ampliar el relleno actual o crear un nuevo “en cualquiera de los dos casos la estrategia de financiación sería trasladar los costos al ciudadano vía tarifas”.

Este escenario podría ser menos urgente y crítico si la ciudad contara con un sistema de reciclaje eficiente. La ciudad, según explicó Rojas, está enterrando dinero, pues el 43% de lo que llega a Doña Juana son materiales directamente reciclables. A esto se le debe sumar la posibilidad de generar biogás, energía eléctrica y compost a partir de las basuras. Con el beneficio adicional de que se podría, como mínimo, duplicar la vida útil del relleno sanitario.

Sin embargo, como está en este momento el esquema de aseo, se ha descargado en el ciudadano y los recicladores la responsabilidad del reciclaje. “No cabe duda – señaló la concejal- de que ellos hacen parte de la solución, pero un modelo exitoso debe incluir a todos los actores: ciudadanos, industria, comercio, recicladores y, por supuesto, a los operadores del servicio de aseo”. A fin de cuentas, concluyó, los ciudadanos les están pagando para que lo hagan.

Finalmente, la concejal encontró preocupante la forma como se llevó a cabo la licitación del esquema de aseo. Dadas las evidencias, le parece difícil afirmar que las directivas de Aguas de Bogotá abordaron el proceso con la debida diligencia. En particular en lo referente al trámite de las pólizas que fueron el obstáculo principal para la participación de la empresa en la licitación. Al parecer, sí hubo interés inicial de las aseguradoras en otorgar las licencias, pero no hay registro sobre la forma como se abordó la negociación ni evidencia de que se hubiera actuado con la debida diligencia. Por esta razón, durante el debate le solicitó a la Personería investigar este episodio que conllevó a que una empresa pública que tenía un gran negocio a su cargo quedara excluida del mismo.

Otro aspecto que arroja dudas sobre la trasparencia del proceso es que algunos de los funcionarios encargados, ahora están trabajando en las empresas beneficiarias de la licitación. Tal es el caso evidente de Carlos César Parrado, quien fuera gerente operativo de Aguas de Bogotá y posteriormente pasó a ser gerente técnico de Bogotá Limpia. “¿Estaremos ante otra de las cientos de puertas giratorias de este país?” se preguntó la concejal.

@Maferojas

Jede de prensa

Angela María Pinzón

3118655285