La adición del SIM: A otro perro con ese hueso.

Servicios Integrales para la Movilidad –SIM–. Esa frase así suelta no significa mayor cosa, pero otro es el cuento si se explica que el concesionario del SIM es el encargado de tramitar las licencias de conducción, autorizar a los vehículos de transporte público a prestar el servicio, llevar el registro distrital automotor, adelantar los trámites ante el Registro Único Nacional de Tránsito –RUNT– y, en últimas atender las solicitudes ciudadanas en los trámites relacionados con la movilidad. Por hacer esto, del bolsillo de los bogotanos salen anualmente más de 130 mil millones de pesos que en su mayoría van a parar a las cuentas de los contratistas que hoy tienen ese encargo.

 En las últimas semanas, este contrato que opera desde el año 2007 se ha convertido en protagonista de múltiples registros de prensa que cuestionan la forma en que el saliente secretario de movilidad Rafael Rodríguez Zambrano, sin consultar al interventor y dejando toda clase de interrogantes, lo prorrogó en tiempo y adicionó en ingresos cuando faltaban casi dos años para su terminación, cambiando así las reglas del contrato. Y aunque en principio adelantarse a un vencimiento contractual no reviste mayor importancia, Rodríguez justificó su decisión en la necesidad de construir una bodega para archivar documentos que se producen en desarrollo del contrato, bodega cuyo costo se ha calculado en no más de 30 mil millones,  y precisamente ahí es cuando debemos preguntarnos, más allá de la construcción de una simple obra ¿qué implicaciones tiene en realidad esta jugada del exsecretario de movilidad?

La prórroga fue aprovechada para modificar las reglas de juego del contrato, perjudicando gravemente la atención a la ciudadanía. Los indicadores de servicio que tienen que ver con los tiempos de espera para asignación de turnos y para realizar los trámites solicitados, fueron generosamente modificados por Rodríguez a favor del concesionario. Con ello prácticamente se imposibilitó a la Secretaría Distrital de Movilidad para sancionar al concesionario cuando la prestación del servicio sea demorada e ineficiente.

En los 6 años adicionales que el concesionario del SIM tendrá para explotarlo, por lo menos 240 mil millones de pesos entrarán al bolsillo de las empresas DATA TOOLS S.A., QUIPUX S.A.S., SITT y CIA S.A.S, SUITCO S.A., todo gracias a la silenciosa y generosa firma de un par de funcionarios públicos liderados por el ex secretario.

Ni los propios trabajadores de la concesión se salvaron del arreglo. La modificación contractual permitiría a estas empresas contratar a su recurso humano, a través de esas famosas y socialmente costosas intermediarias que proveen trabajadores sin mayores responsabilidades laborales.

Fueron 62 modificaciones las que se hicieron al contrato, que en su mayoría impactan negativamente en la prestación de un servicio público. ¿Qué hacemos con este hueso? La nueva secretaria de movilidad tiene la palabra.

Concejal María Fernanda Rojas

@MaFeRojas