Alianza Verde: Después de la unidad por la Paz y el mundial, viene la calma. ¡A pensarnos el Partido!

Alianza Verde: Después de la unidad por la Paz y el mundial, viene la calma. ¡A pensarnos el Partido!

Por: Lázaro Ramírez 

Después del consenso mayoritario en Alianza Verde por apoyar y defender la paz en la segunda vuelta presidencial y la fiesta mundialista que nos puso a pensar en fútbol durante un mes, viene la apuesta por fortalecer y consolidar el partido.

No resulta sencillo. Por una parte, Alianza Verde no logró traducir uno de sus principios y banderas programáticas en un apoyo contundente a la Paz en segunda vuelta como partido, ante la arremetida uribista por torpedearla y cuando dicha coyuntura pedía una respuesta institucional sin ambajes. Recordemos que si bien el apoyo fue mayoritario, Alianza Verde dejó en libertad a sus militantes y electores para votar como quisieran en la segunda vuelta, lo cual sólo puede entenderse como el anhelo de algunos dirigentes por 'valorizarse' individualmente ante cualquiera de las dos candidaturas, antes de respetar las apuestas y principios colectivos.

La adición del SIM: A otro perro con ese hueso.

Servicios Integrales para la Movilidad –SIM–. Esa frase así suelta no significa mayor cosa, pero otro es el cuento si se explica que el concesionario del SIM es el encargado de tramitar las licencias de conducción, autorizar a los vehículos de transporte público a prestar el servicio, llevar el registro distrital automotor, adelantar los trámites ante el Registro Único Nacional de Tránsito –RUNT– y, en últimas atender las solicitudes ciudadanas en los trámites relacionados con la movilidad. Por hacer esto, del bolsillo de los bogotanos salen anualmente más de 130 mil millones de pesos que en su mayoría van a parar a las cuentas de los contratistas que hoy tienen ese encargo.