APROBADA EN PLENARIA DEL CONCEJO CREACIÓN DE MESA DE CALIDAD DEL AIRE

aprobada_mesa_de_la_calidad_del_aire_1.png

En plenaria del Concejo de Bogotá fue aprobado Proyecto de Acuerdo de autoría de la presidenta Mafe Rojas: “por medio del cual se establecen lineamientos para la creación de la Mesa Permanente por la Calidad del Aire en la ciudad de Bogotá D.C.”.

Pese a que parece que cada vez hay más conciencia ciudadana al respecto, no sobra citar algunas cifras que permiten llamar la atención sobre la gravedad de la pérdida de la pureza del aire y sobre la imperiosa necesidad de que las Administraciones Públicas titulares de funciones relativas a la calidad del aire actúen de una manera mucho más activa y efectiva.

La última valoración económica de la degradación ambiental que ha hecho el Departamento Nacional de Planeación (2018), que solo ha tenido en cuenta las consecuencias negativas del deterioro de la calidad del aire sobre los menores de 5 años y los mayores de 44 años, determina que en el 2015 la contaminación del aire aire interno y de la contaminación del aire urbano fueron evaluados, respectivamente, en 3,14 y 12,2 billones de pesos colombianos, valores que corresponden al 0,39% y 1,5% del producto interno bruto nacional de 2015 (Departamento Nacional de Planeación, 2018).

A causa de las cuarentenas hubo una disminución importante en la contaminación del aire por la reducción de la operación de las distintas industrias y de la movilidad del transporte público y particular, pero en cuanto las ciudades vuelvan a la normalidad la contaminación también aumentará notablemente.

En palabras de la concejala Mafe Rojas: “El deterioro de la calidad del aire constituye uno de los problemas medioambientales más graves de Colombia, no solo afecta considerablemente el entorno natural, sino también la salud, la vida y la economía. La Mesa tendrá un gran impacto ya que permitirá que actores civiles e institucionales participen activamente y de forma conjunta para buscar alternativas que mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos”.

El Proyecto de Acuerdo 202 pasa a sanción de la alcaldesa de Bogotá y se espera que en la Mesa Permanente de Calidad del Aire confluyan actores de la academia, la administración distrital y ciudadanos que aporten en la construcción de estrategias y políticas para trabajar unidos por mejorar las condiciones ambientales de Bogotá.

 

En plenaria del Concejo de Bogotá fue aprobado Proyecto de Acuerdo de autoría de la presidenta Mafe Rojas: “por medio del cual se establecen lineamientos para la creación de la Mesa Permanente por la Calidad del Aire en la ciudad de Bogotá D.C.”.
Pese a que parece que cada vez hay más conciencia ciudadana al respecto, no sobra citar algunas cifras que permiten llamar la atención sobre la gravedad de la pérdida de la pureza del aire y sobre la imperiosa necesidad de que las Administraciones Públicas titulares de funciones relativas a la calidad del aire actúen de una manera mucho más activa y efectiva.
La última valoración económica de la degradación ambiental que ha hecho el Departamento Nacional de Planeación (2018), que solo ha tenido en cuenta las consecuencias negativas del deterioro de la calidad del aire sobre los menores de 5 años y los mayores de 44 años, determina que en el 2015 la contaminación del aire aire interno y de la contaminación del aire urbano fueron evaluados, respectivamente, en 3,14 y 12,2 billones de pesos colombianos, valores que corresponden al 0,39% y 1,5% del producto interno bruto nacional de 2015 (Departamento Nacional de Planeación, 2018).
A causa de las cuarentenas hubo una disminución importante en la contaminación del aire por la reducción de la operación de las distintas industrias y de la movilidad del transporte público y particular, pero en cuanto las ciudades vuelvan a la normalidad la contaminación también aumentará notablemente.
En palabras de la concejala Mafe Rojas: “El deterioro de la calidad del aire constituye uno de los problemas medioambientales más graves de Colombia, no solo afecta considerablemente el entorno natural, sino también la salud, la vida y la economía. La Mesa tendrá un gran impacto ya que permitirá que actores civiles e institucionales participen activamente y de forma conjunta para buscar alternativas que mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos”.
El Proyecto de Acuerdo 202 pasa a sanción de la alcaldesa de Bogotá y se espera que en la Mesa Permanente de Calidad del Aire confluyan actores de la academia, la administración distrital y ciudadanos que aporten en la construcción de estrategias y políticas para trabajar unidos por mejorar las condiciones ambientales de Bogotá.