NO AL TRANSMILENIO POR LA CALLE 13

no_calle_13.png
Construir Transmilenio por la calle 13 es un error por varios motivos: primero, afecta la demanda con la que fue estructurado Regiotram, ya que en la mayor parte de su trazado se encuentran a menos de 1 km de distancia.
La ampliación de la Calle 13 podría hacerse más rápido y por mucho menos valor si no se hace con Transmilenio. La APP – Alianza Público Privada nunca dio cierre financiero porque TM aumentaba muchos los costos, lejos de ser una mejora, es una piedra en el zapato para el proyecto.


De continuar con esta idea, esto obligaría a continuar el Transmilenio por las Avenida de las Américas hasta la NQS y la Av. Dorado, que es una intervención muy costosa porque de lo contrario colapsaría la zona de la calle 13 que tiene actualmente Transmilenio.
La concejala Mafe Rojas propone hacer las ampliaciones necesarias sin TM y fortalecer la operación del Regiotram con trenes más grandes, una zona de regulación a la entrada de la ciudad y añadir esfuerzos para sacar adelante la red férrea regional.
Peñalosa uso recursos del Sistema General de Regalías para estudios de proyectos que no tenían ningún tipo de financiación y que incluso tenían un alto componente de oposición ciudadana, como los diseños de la calle 13.
Fontibón según el censo 2018 Fontibón tiene aproximadamente 350 mil habitantes, es la localidad, menos poblada del occidente de Bogotá y tiene dos peculiaridades:
1) A diferencia de las otras localidades la mayor parte de su población no vive de la Av. Cali al occidente.
2) Es más equilibrada en cuanto a la cantidad de viajes que genera y atrae, lo cual hace que su demanda de transporte sea menos grande en un sentido en horas pico.
Los estudios de estructuración de Regiotram muestran que este va a tener una demanda de alrededor de 13 mil pasajeros hora sentido, pero el propio CONPES 3902 que lo declara de importancia estratégica nos dice claramente que la capacidad de la infraestructura permitiría llevar al sistema a transportar 24 mil pasajeros por hora por sentido en condiciones dignas. Es decir, se espera que haya una diferencia entre la capacidad máxima posible y la demanda de alrededor del 45%. Esto claramente pone en entre dicho que se requiera un sistema adicional en ese corredor.
En reuniones con funcionarios del Instituto de Desarrollo Urbano –IDU-, al hablar sobre esta importante avenida del occidente capitalino mencionaban que introducir Transmilenio en esa vía aumentaba los costos del proyecto entre 700 mil y 1.2 billones. Estos costos tan elevados, hacen que claramente el cierre financiero sea mucho más complejo, en especial en una APP como era la idea de Peñalosa.
El proyecto que dejó Peñalosa, y esto no lo dicen, solo dejaba dos carriles libres para tráfico mixto, dejaba otros dos para tráfico mixto, pero con pago para poder usarlos y dos más para Transmilenio por sentido.
Transmilenio consumía 4 carriles más 5m., en el centro para las estaciones, sin este se podrían ahorrar muchos recursos en especial en gestión predial y dar más carriles al tráfico mixto. Esto es muy importante porque a diferencia de otras vías, en la calle 13 hay un componente de carga muy importante. Sin Transmilenio la vía puede tener 5 carriles por dirección, y una ciclopista de 5m., de ancho.
La ciudad tiene muchas zonas sin cobertura de un transporte público eficiente, no tiene sentido darle dos sistemas a una zona que no los requiere, por la calle 13 se podría implementar un carril preferencial, buses duales; intervenciones que son mucho más económicas que un Transmilenio pesado.