Vuelve el pico y placa

vuelve_el_pico_y_placa_.png

Retornar al pico y placa es inevitable, aun con la baja en el número de viajes diarios a causa del teletrabajo y los intentos de desconcentrar los horarios, los trancones en las horas pico han retornado a la ciudad, y es que el pico y placa retiraba alrededor del 50% de los vehículos particulares de estas franjas horarias.

La propuesta de la alcaldía es volver a un pico y placa con unas modificaciones menores, sin embargo, con un tema que no estará libre de debate, que es por primera vez tener pico y placa el día sábado.

La idea del pico y placa en esta etapa no es lograr atraer usuarios al transporte público, sino lograr que se modifiquen los horarios de los viajes cotidianos. El decreto tiene algunos detalles importantes para resaltar. El primero y más relevante es que por primera vez se da un incentivo concreto al uso de carro compartido, este era un vacío que se había criticado frecuentemente por años.

Lastimosamente la ciudad no cuenta en este momento con un Transporte público eficiente que atraiga usuarios, además en la coyuntura actual, con mucho dolor, debemos decir que ni siquiera sería conveniente. Por eso que en el decreto se contemple que los carros que desde su origen hasta su destino final tenga 3 ocupantes estén exentos de la medida es una buena noticia.

En palabras de la concejal Mafe Rojas: "creo que no es el momento de poner la restricción en pleno. Sería bueno que la Secretaría Distrital de Movilidad evaluara un término medio, debemos reducir el trancón es cierto, pero estamos en un momento que requiere mucha flexibilidad. Una opción podría ser tener un pico y placa de menor escala, por ejemplo, un solo día a la semana todo el día o un solo día las mismas horas propuestas". Recordemos, además, que entre menor sea la restricción es más efectiva, más simple de fiscalizar y estimula menos la compra de segundos vehículos.

Debemos pensar en cómo empezamos en el mediano plazo a reducir esta medida que ya está es su límite, debemos evolucionar a zonas de cobros por congestión que nos permita recaudar recursos y liberar más espacio para fortalecer el transporte público. Pero también tener en cuenta que necesitamos mejorar sustancialmente el transporte público para poder efectuar medidas de gestión de la demanda más agresivas en un futuro.