Las lecciones de la Séptima

kien_séptima.png

Esta semana conocimos la resolución del Instituto de Desarrollo Urbano –IDU- donde se revoca definitivamente la licitación de Transmilenio por la carrera Séptima, un triunfo enorme de la democracia y la ciudadanía sobre la imposición de proyectos sin respaldo ciudadano, más aún cuando el proyecto era una idea fija de un mandatario que ignoraba todas las consideraciones técnicas. Es un proceso que deja muchas lecciones para futuros gobiernos, pero, sobre todo, nos muestra que no se puede planear la ciudad de espaldas a sus habitantes.

Transmilenio por la carrera Séptima era una obra que desde el inicio tuvo una enorme oposición ciudadana, en las pocas encuestas que se realizaron sobre el tema apenas el 26% apoyaba el proyecto. Desde el anuncio que hizo la administración de turno, la gente rápidamente manifestó su voz de protesta.

Inicialmente, el exalcade Peñalosa intentó retomar los diseños del año 2006 pero, ante los drásticos cambios de la avenida en 10 años, no tuvo más remedio que contratar los estudios nuevamente, como así lo hizo en 2016. Sin embargo, nunca se hizo un análisis serio de alternativas, proyectos como el Regiotram Norte, que hoy avanza, fue simplemente descartado sin argumentos. En respuesta a un derecho de petición sobre este estudio, la Administración respondió con una lánguida tabla con caritas felices y tristes. De no creer.

WhatsApp_Image_2020-08-13_at_3.39.02_PM.jpeg

Puedes leer el artículo completo en este enlace http://maferojas.com/administrator/index.php?option=com_content&view=article&layout=edit