CONTROL SOCIAL A LA SALUD

control_social_a_la_salud.png

El día de hoy en debate de control político al sector de la Salud de Bogotá evidenciamos el alto endeudamiento a diciembre de 2019, con el que la administración actual debe enfrentar la pandemia. Es preocupante la problemática de recuperación de cartera con la que esta administración recibe a las subredes y es un llamado urgente a los órganos de control para que ejerzan en esta materia.

Es un tema estructural la deuda que tienen algunas EPS con la red pública de hospitales en el país, más en este momento en que se requieren recursos para fortalecer esa red; la deuda está entre los $7 y los $9 billones de pesos (no existe cifra exacta).

Si en nuestro país, en el modelo de salud esta se entendiera como un derecho, los ciudadanos no tendrían que recurrir a tutelas para garantizar la atención; hoy se habla de un modelo de “mercado regulado” cuando es evidente que la capacidad de regulación del Estado colombiano es absolutamente precaria.

En los informes de auditoría de la Contraloría de Bogotá con corte a diciembre de 2019, se evidencian hallazgos que es importante que esta Administración tenga en cuenta para tomar las acciones correctivas pertinentes, en lo que tiene que ver especialmente con la contratación y la supervisión de esos contratos.

Llaman la atención casos como los de un contrato con un radiólogo al que se le certificaban para pago actividades relacionadas con la dispensación, conservación y almacenamiento de medicamentos, lo que configuró un hallazgo por el valor total del contrato que era de $199 millones de pesos.

Una de las recomendaciones de la Veeduría Distrital en su informe de 2019 sobre las Subredes Integradas del Servicio de Salud, es que se implementen nuevas metodologías que permitan una medición más objetiva del porcentaje de satisfacción de los usuarios. Ese porcentaje, según la Secretaría de Salud el año pasado estaba por encima del 93%, mientras que en otras mediciones, como la de Bogotá Cómo Vamos era de 54%.

En palabras de la Concejal Mafe Rojas: “Sincerar los indicadores es clave para mejorar realmente, para tomar las decisiones correctas, para hacer las modificaciones que podamos hacer en medio de un modelo de salud nacional que nos pone limitaciones, debemos hacer lo que sea posible en medio de nuestras competencias”.

De acuerdo con una información que nos suministró vía derecho de petición la Secretaría de Hacienda, según lo establecido en el Artículo 357 de la Constitución Política, los recursos del Sistema General de Participaciones se incrementan anualmente en un porcentaje igual al promedio de la variación porcentual que hayan tenido los ingresos corrientes de la Nación durante los cuatro (4) años anteriores. Esto nos había beneficiado en los últimos años en los que se habían presentado crecimientos importantes por encima del 11% en las participaciones de Educación, Salud y Propósito General.

Sin embargo, considerando el impacto de la emergencia generada por el Covid 19 en los ingresos Corrientes de la Nación se espera una disminución de los recursos del SGP no solo para 2021 sino para los siguientes años. Eso implica que no vamos a ver los aumentos de años anteriores, lo que seguramente tendrá un impacto en la inversión prevista para el sector salud.

A 31 de diciembre de 2019 la cartera total era desbordada y superior al BILLÓN DE PESOS, lo que ha sido un problema recurrente. A la Subred Norte le adeudan una tercera parte de ese billón de pesos, no es claro quiénes son los llamados deudores particulares y la información no es precisa ni completa. Por eso, enfatizo en el llamado de atención a las oficinas de control interno en cuanto al cobro de cartera, porque de seguir creciendo las deudas, el panorama de la salud de los bogotanos ahora y después de la pandemia es bastante preocupante, seguiremos en la defensa de Bogotá.

Puedes ver toda la intervención en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/soymaferojas/videos/1464988863705404/