TICs en tiempos del coronavirus

tics_.png

TIC en tiempos del Coronavirus

La cuarentena nos ha obligado a depender como nunca antes de la de las TIC para realizar sus actividades rutinarias: clases virtuales, teletrabajo, esparcimiento audiovisual e incluso actividades sociales y familiares.

La capacidad de la red se está poniendo a prueba por el aumento en el envío de video, tanto por entretenimiento como por video llamadas. No tiene sentido prescindir de usar video, pero sí se puede usar uno que otro “truco” para cargar menos la red. Por ejemplo, no ver videos en calidad Full HD sino HD, que pueden pesar hasta 3 veces menos. Igualmente, en las video conferencias, intentar que solo la persona que hable tenga activada su cámara y procurar no usar video full HD en la transmisión. Un minuto de video Full HD es el equivalente a 120 memes.

En estas nuevas circunstancias, se hace pertinente hacer un balance en términos de tecnologías de la información y comunicación en Bogotá y el país para enfrentar estos retos.

Hagamos un repaso de las cifras generales en términos de internet fijo de la ciudad y el país. Las conexiones de internet fijo aumentaron entre junio de 2018 y 2019 más de 4.5%, un dato positivo. Aunque en Bogotá la cifra es menor, no puede decirse que es negativa, pues tuvo un aumento de 3% en el mismo periodo. Bogotá tiene la mayor penetración de internet fijo del país con un 25% vs el 18.5% del promedio nacional. La siguen Risaralda, con el 18.1%, y Antioquia, con el 17.7%. Hablando de ciudades, Medellín es la más cercana, con el 23.8%.

Según el último informe de Ministerio de las TIC (MinTIC), correspondiente al segundo trimestre de 2019, de las 6.881.338 conexiones fijas del país solo 665.432 pueden considerarse de banda ancha; aunque la cifra es decepcionante, representa un crecimiento superior al 100% con respecto a 2018 cuando había apenas 276.148 conexiones de este tipo. Hay que recordar que en enero de 2019 la definición de banda ancha pasó de 1 Mbts de bajada a 25 Mbts, una decisión necesaria, aunque muy tardía, que en parte explica las malas cifras actuales al respecto.

Bogotá cuenta con 250.388 conexiones de banda ancha, también con un crecimiento superior al 100% en el último año, pues en 2018 tenía 114.148 conexiones. También concentra el 37.6% de las conexiones de banda ancha del país, de las cuales 130 mil conexiones son de la ETB y 100 mil de Claro, lo que le da peso a la empresa pública en la prestación del servicio en la ciudad. El alto crecimiento se debe en parte a que muchos operadores que tenían conexiones con velocidades cercanas a la nueva definición hicieron el esfuerzo para alcanzar los parámetros requeridos, por lo cual no es probable que veamos estos mismos porcentajes de crecimiento en los próximos años.

Hablando puntualmente de ETB, pieza que debe ser fundamental en la estrategia TIC de la ciudad, la empresa no tuvo unos buenos años al final de la anterior administración. Según MinTic, la ETB pasó en el segundo trimestre de 2018 de tener 650mil usuarios de internet fijo a tener 626.800. En telefonía móvil, igualmente pasó de tener 230 mil suscriptores a 175 mil. La intención de vender la empresa en la última administración le hizo mucho daño a la entidad.

Aunque lastimosamente no hay cifras por localidad (que deberían existir), alrededor del 68% de los hogares de la ciudad tiene al menos un computador en casa y el 67% de los hogares de la ciudad tiene acceso fijo a internet. Esta concordancia en las cifras hace pensar que el limitante en el aumento de hogares conectados a internet fijo es la existencia de un computador. Se hace entonces necesario que en el próximo Plan Distrital de Desarrollo (PDD) tengamos un programa para llevar el número de hogares con computador al 75 o incluso 80% de la ciudad. No es un esfuerzo menor e implica ayudar a financiar algún tipo de dispositivo para 250 mil hogares.

La ciudad también parece tener una institucionalidad muy débil en esta área. La Alta Consejería de las TIC es insuficiente para abordar los retos en esta materia tanto de la administración distrital como de la ciudad en su conjunto. Tampoco es clara la articulación de esta consejería con la ETB. La discusión del PDD debe ayudar a fortalecer la institucionalidad en este aspecto y plantear desde ahora, al menos, la creación de una subsecretaría TIC en la Secretaría de Planeación.