piezafacebook

Aire limpio en Bogotá

 sin aire

Miles de londinenses murieron en 1952 durante el fenómeno conocido como La Gran Niebla. La ciudad estaba atravesando un invierno especialmente intenso y en sus hogares los ciudadanos tenían trabajando a toda marcha las calefacciones, que funcionaban con carbón y leña. El material particulado proveniente de estas quemas cubrió a la ciudad con humo, enfermando a decenas de miles de personas. Los más vulnerables perecieron.

En Colombia, e incluso en Bogotá, aún se cocina con leña en muchos hogares. Pero esta no es la principal causa de polución del aire en la capital. Según los datos disponibles la quema de combustibles fósiles, en la industria y el transporte, son los causantes de ensuciar el aire capitalino

La buena noticia es que la calidad del aire es un problema que tiene solución, da resultados en el corto plazo y podemos empezar en este mismo momento. Estas son algunas ideas que Bogotá puede implementar para mejorar su calidad del aire.

Información:

Necesitamos conocer el problema a fondo para poder tomar soluciones efectivas que ataquen las fuentes de polución directamente. Bogotá cuenta con una insuficiente red de medición de calidad del aire, que opera de manera irregular y cuyos resultados se prestan para manipulación e interpretaciones amañadas. Esta información debe estar disponible también para los ciudadanos en tiempo real. Presenté en el concejo la iniciativa Bogotá Móvil, un sistema de información en tiempo real de la calidad del aire y otros factores ambientales, para ciclistas y peatones. En el próximo período espero encontrar mejor acogida a esta iniciativa.

Eliminar diésel y promover movilidad eléctrica:

Con esta administración no fue posible conseguir un compromiso real para lograr este objetivo. Sin embargo, fui coautora del cronograma de eliminación del diésel y la migración a vehículos cero emisiones, que entró en vigencia este año. Necesitamos que los siguientes alcaldes estén comprometidos con implementarlo.

Más bicis:

Para promover este medio de transporte la ciudad debe mejorar las condiciones de infraestructura y seguridad para los ciclistas e implementar la Ley Probici, que nació como una iniciativa mía en el Concejo. Esto incluye más estacionamientos y espacios de carga de bicis en el transporte público. Nosotros también podemos aportar, comprometiéndonos a hacer más desplazamientos en bici y prendiendo menos el carro.

Controles estrictos:

La industria debe someterse a controles estrictos de emisiones con mediciones puntuales y regulares. Es necesario diseñar, de la mano de la misma industria, un cronograma y unos compromisos para la migración a energías limpias con acompañamiento del Distrito. Debe ser un compromiso real, con metas estrictas y dientes para castigar los incumplimientos. Por otro lado, en otras ciudades los controles a los vehículos de carga pueden ser más laxos, por eso es importante condicionar su entrada a Bogotá al cumplimiento de los estándares.

Más árboles:

El arbolado urbano, entre sus muchos beneficios, ayuda a combatir la polución atrapando en sus frondas el material particulado. No más talas indiscriminadas y no más mentiras acerca del alcance real de las plantaciones del Distrito. Necesitamos abrir espacio para el verde, especialmente en localidades altamente contaminadas como Kennedy y Puente Aranda