";}/span>

Juez admite acción popular contra Transmilenio por la séptima

 

 

bus incendio transmilenio2

A través de una Acción Popular la Concejal María Fernanda Rojas solicitó al juez decretar medidas cautelares para la suspensión de la licitación en curso de la troncal de Transmilenio por la carrera séptima, con el objeto de salvaguardar el medio ambiente y los Bienes de Interés Cultural de Bogotá. La Administración tendrá cinco días hábiles para pronunciarse sobre las medidas cautelares.

Bogotá marzo 4 de 2019. El Juez 34 Administrativo Oral de Bogotá admitió la Acción Popular presentada el pasado 26 de febrero por la Concejal María Fernanda Rojas, en la que solicitó medidas cautelares para la suspensión de la licitación de la troncal de Transmilenio por la carrera séptima; con el objeto de salvaguardar el medio ambiente y los Bienes de Interés Cultural de Bogotá.

En los hechos de la Acción Popular presentada por Rojas se resaltaron las irregularidades técnicas destacadas por subdirector General de Infraestructura del Instituto de Desarrollo Urbano IDU, así como el proceso social de oposición a lo largo de los años desde que el Distrito anunció la obra, la opinión de diversos expertos, urbanistas y centros de estudios de reconocidas Universidades que han manifestado la inconveniencia de la obra. Además, se presentaron las falencias técnicas y ambientales que se encontraron en todo el desarrollo de los estudios técnicos de la licitación que se abrió el pasado 12 de diciembre de 2018.

Según explicó el cabildante del Partido Verde la acción jurídica se fundamentó en dos derechos colectivos vulnerados principales. El derecho al goce de un ambiente sano y la defensa del patrimonio cultural de la Nación y el Distrito Capital.

“Celebramos que el juez haya aceptado la acción popular, nosotros debemos velar por proteger los intereses de los ciudadanos, el medio ambiente y el patrimonio cultural. Desde hace meses vengo advirtiendo de los problemas técnicos y de infraestructura que esta obra les dejaría a los bogotanos”, aseguró la Concejal Mafe Rojas.

Sobre el primer derecho vulnerado según dijo Rojas se argumentó que la obra iba a afectar irremediablemente el medio ambiente, la calidad de vida de los habitantes, el desarrollo de la fauna y la valorización de los inmuebles ubicados en inmediaciones de la carrera séptima, ya que producirá un grave impacto ambiental al tener que talar 1.431 árboles, según información entregada por la Secretaria Distrital de Ambiente. Adicionalmente la intervención del Parque Nacional Enrique Olaya Herrera, que deberá cercarse para ampliar la vía. Violando así, normas que propenden por la protección del medio ambiente en la ciudad.

En lo relacionado con la defensa del Patrimonio Cultural de la Nación y del Distrito Capital, la Concejal Mafe Rojas advirtió que las obras afectarán 16 Bienes de Interés Cultural tanto del orden nacional como distrital. Estos bienes que gozan de especial protección cuenta con un Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) que dentro de los estudios contratados por el Distrito no se tiene en cuenta.

Otro de los argumentos presentados en la acción jurídica es que el Parque Nacional Enrique Olaya Herrera y otros seis bienes se verán afectados por la obra de Transmilenio por 7.ª, considerados Bienes de Interés Cultural Nacional por lo que se debería tramitar ante el Ministerio de Cultura y el Consejo Nacional del Patrimonio Cultural las afectaciones posibles en la zona de Influencia determinada para cada uno de ellos. Sin dicha autorización expresa de esas entidades no se podría proceder con la licitación. El único Bien de Interés Cultural que cuenta con autorización del Consejo Nacional del Patrimonio Cultural es el Parque Nacional.

Sin embargo, la cabildante advirtió en el documento que inicialmente la intervención del Parque Nacional presentada y aprobada constaba de 10.74 metros de ancho. Pero, la cartografía del IDU sobre la obra aumenta su tamaño a aproximadamente 40 metros de ancho casi que cuadruplicando el área afectada original. De ser así, esta modificación debe contar con una nueva autorización del Consejo Nacional del Patrimonio Cultural.

Rojas también indicó que mediante derecho de petición radicado el 3 de enero de 2019, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural IDPC, hace un análisis sobre los Bienes de Interés Cultural que se verán afectados por el proyecto y establece que en varios de ellos es necesario replantear los trazados prediales, los diseños de zonas duras y blandas, aclarar los materiales a usar y en general modificar las fichas técnicas presentadas por INGETEC S.A. (consultor del proyecto).

Adicional a lo anterior, el IDPC solicita que para los bienes de Interés Cultural de la Embajada del Perú y la casa Museo del Chico se debe presentar anteproyecto detallado y un análisis de la totalidad de la topografía, ya que no cuentan con ningún tipo de estudio de detalle. Lo anterior, demuestra que el IDPC tiene variedad de dudas y reparos a las fichas técnicas presentadas por la firma consultora y por lo tanto no debería poder dar autorización alguna para su intervención.

Finalmente, la Concejal recordó que el proyecto de Transmilenio por la séptima ha tenido mucha oposición. Tanto es así, que se han presentado otras tres acciones populares para intentar frenar la licitación. La primera acción popular fue presentada por el Comité Defendamos la Séptima y fue rechazada, la segunda fue presentada por los congresistas Angélica Lozano, David Barguil y Rodrigo Lara la cual también fue inadmitida.

@MafeRojas

Prensa

Angela María Pinzón

3118655285