Advierten dudas en licitación de contrato para publicidad en paraderos de Bogotá

 

La Concejal María Fernanda Rojas explicó que existen dudas sobre el proceso de licitación que adelanta el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público, (DADEP) por $171.870 millones de pesos; dado que por ejemplo, en una de las cláusulas se le pide al concesionario pagar una comisión a la empresa que diseñó la licitación.  

Bogotá enero 18 de 2019. La Concejal María Fernanda Rojas prendió las alarmas al proceso licitatorio que el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público (DADEP) adelanta para el diseño, instalación y operación en los paraderos y los paneles del mobiliario urbano en Bogotá, cuyo contrato se adjudicará por 15 años.

Peñalosa ha autorizado más de 34 mil talas en Bogotá

Foto Of Concejal Rojas  

A noviembre de 2018 han sido ejecutadas 11.394 de esas talas autorizadas, es decir cerca de la tercera parte del total. 5.274 por cuadrillas propias del Jardín Botánico de Bogotá y otras 6.120 por contratos a terceros que suman $3.068.211.596. En promedio, según reveló la Concejal María Fernanda Rojas, talar un árbol le cuesta a la ciudad $501.341 pesos. De ejecutarse todas las talas aprobadas hasta ahora, la Administración se gastará $17.361.966.490.

Bogotá enero 22 de 2019. La Concejal María Fernanda Rojas, reveló que más de 34 mil talas han sido autorizadas por la Administración del Alcalde Peñalosa, y alrededor de una tercera parte de ellas ya han sido ejecutadas.

Información entregada por la Administración revela que hasta noviembre de 2018 habían sido ejecutadas 11.394 de esas talas, es decir alrededor de una tercera parte del total autorizado. 5.274 por cuadrillas propias del Jardín Botánico de Bogotá y otras 6.120 por contratos a terceros que suman $3.068.211.596.

Tarifas del SITP suben mucho pero el déficit baja poco

 sitp

Los usuarios del SITP ya están pagando el nuevo aumento en las tarifas autorizada por la administración, que dejó en 2400 los buses rojos y 2200 los azules. Con esta, ya son cuatro las alzas que se presentan durante la administración Peñalosa. Sumadas, han significado un incremento total de 46.6% para el componente zonal y de 33.3% para el troncal. Esto a pesar de que está demostrado que la medida ha tenido muy poca incidencia en la reducción del déficit.

En principio puede no tener sentido que mayores ingresos signifiquen un mayor déficit. Pero no son tan complicadas las matemáticas para entender el fenómeno. Si miramos las cifras enero-noviembre de 2018 -últimas disponibles- y las comparamos con las mismas del año anterior, hay una caída del 7% en el número de validaciones de pasajes. Al agregar las cifras de 2016 la caída llega a 12.2%.

Integración o asimilación, la tensa relación de Bogotá con sus vecinos

IMG 2186 01

Ante la posibilidad de que Bogotá fagocite a los municipios cercanos, sin contraprestación evidente para estos, se barajaron propuestas para la integración regional, en el III Foro de Integración Regional “Todos Unidos por Nuestro Territorio", organizado en la Universidad de la Sabana.

Octubre 9 de 2018

En el evento, realizado el día 28 de septiembre, se examinaron las posibilidades que tiene la integración regional en el centro del país, los desafíos que deben enfrentarse conjuntamente, los obstáculos que históricamente ha sufrido este proceso y lo que se podría lograr realmente de consolidarse una institucionalidad regional. En este escenario y ante el avance de un crecimiento desordenado y depredador, se planteó que es necesario buscar el mejor esquema de gobernanza para la región.

Desde el DNP se dijo que para el nuevo gobierno es claro que las regiones no se conforman ya por decisiones administrativas, son las relaciones funcionales entre los entes territoriales las que determinan su existencia y las políticas deben adaptarse a esa realidad. En ese mismo orden de ideas, se mencionó la importancia de detectar las dinámicas del territorio para lograr anticiparse y realizar una planeación adecuada en temas como el ordenamiento, variables ambientales, de movilidad, de hacienda pública, entre otros.

Lograr una planeación conjunta y una institucionalidad ha sido una tarea difícil, según los expertos que se dieron cita en el foro, aspectos como la anexión de lo que fueron los municipios de Suba, Fontibón, Usaquén, Engativá, han generado desconfianza dentro de los municipios cercanos a Bogotá como Chía, Cota, Mosquera, Funza entre otros. Y es que, aunque el alcalde Peñalosa señaló ese hecho como positivo porque fortaleció la institucionalidad de la ciudad, el hecho de perder autonomía e identidad hace que estos entes territoriales sean reacios a los procesos de integración.

En este escenario y ante el avance de un crecimiento desordenado y depredador, se planteó que es necesario buscar el mejor esquema de gobernanza para la región. Se escucharon diversas posiciones como la de la Ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez y el alcalde de Chía Leonardo Donoso quienes sostienen que los entes territoriales que hacen parte de la región (23) deben ponerse en la tarea de construir acuerdos para llevar al Congreso una Ley de Gobernanza Regional que permita crear instituciones con poder de decisión pero que al mismo haya un esquema que respete aspectos de la autonomía de cada municipio.

Por otro lado, el representante a la Cámara de Representantes por Bogotá Gabriel Santos y el senador Horacio José Serpa afirmaron que si el tema de integración no está respaldado por una norma vinculante o por un cambio constitucional, nunca podrá consolidarse en realidad porque cada municipio siempre tenderá a defender sus intereses y las autoridades locales no quieren ceder recursos o autonomía. Como ejemplo se tomó el tema del Río Bogotá, antes de la Sentencia del Consejo de Estado los entes territoriales nunca se sentaron a hablar seriamente sobre su recuperación.

Si bien se reconoció que el Comité de Integración Territorial (CIT) que fue construido por un acuerdo de voluntades entre los municipios es un avance, este organismo no tiene aún las herramientas para planear el territorio bajo unas directrices conjuntas. Según Serpa este escenario puede aprovecharse para generar acuerdos respecto a la institucionalidad de la región, pero debe haber metas claras y una agenda concreta que lleve a resultados concretos como un borrador de proyecto de ley sobre la integración.

Por su parte, el alcalde Peñalosa dejó en el ambiente que la fusión de municipios no es en sí una mala idea, sin embargo, ante la dificultad de este tipo de procesos, planteó que crear un área metropolitana que permita gestionar proyectos de gran envergadura que permitan un crecimiento ordenado, especialmente hacia el occidente de la ciudad, y que de paso a la equidad regional en la que municipios con alto poder adquisitivo puedan aportar a solucionar los grandes problemas de otros entes territoriales como Soacha, es una opción aceptable. Sin embargo, planteó que Bogotá debe tener una participación que vaya de acuerdo a su número de habitantes y con su aporte de recursos dentro del órgano que tome las decisiones de esta área metropolitana.

El camino en definitiva no es claro aún. Urge que se llegue a acuerdos para evitar que la Sabana se deteriore aún más, que se afecten otros ecosistemas, que la calidad de vida se siga deteriorando por los largos desplazamientos, e incluso, que se afecte la seguridad alimentaria, porque, como lo anotó el alcalde de Chía, municipios como Anolaima empiezan a perder su vocación de producción frutícola para pasar al negocio inmobiliario por la cercanía que tendrán con Bogotá ante la proyección de líneas férreas hacia el occidente.