Cambios en la solicitud de adición presupuestal

 

Mafe Rojas

Tal como solicitamos en el primer debate de la Comisión de Hacienda, se realizaron varios cambios a la adición presupuestal que está tramitando la administración de la ciudad en el Concejo.

La Administración presentó un proyecto al Concejo para agregar al presupuesto actual de la vigencia 2018 la suma de $333 mil millones de pesos. La iniciativa nos generó dudas sobre la conveniencia de algunos rubros y también sobre la falta de claridad acerca de los alcances de la solicitud.

En primer lugar, dentro del mismo proyecto se presentaba una solicitud de vigencias futuras por $14 mil millones para la Secretaría de Planeación. Expresé oportunamente que esto debería presentarse en un proyecto independiente, dado que es un tema distinto que tiene un respaldo legal diferente. En efecto, en la votación del domingo 29 de julio de 2018, se aprobó en Comisión este proyecto con la modificación de que se retiró el artículo sobre vigencias futuras. Radicarán esta iniciativa en un proyecto independiente, como habíamos sugerido.

Por otra parte, en el proyecto se piden recursos para temas que, frente a las necesidades de la ciudad, no considero una prioridad. Esto se observa especialmente en el sector Ambiente pues, tanto la Secretaría de Ambiente como el Jardín Botánico, se solicita una importante cantidad de recursos para el rubro de fortalecimiento institucional. Los montos solicitados para ese fin superan a varios de los proyectos misionales de la entidad, que deberían ser prioridad en la ciudad.

En el Jardín Botánico se pedían recursos para fortalecimiento institucional por $2.925 millones de pesos (además de los $16 mil millones que se le habían asignado en ese tema para este año). Ese monto supera por mucho lo que se solicita para los proyectos misionales. Es conveniente que la entidad destine recursos a la reposición de árboles talados y a proyectos que tienen que ver con la razón de ser de la entidad como el de “Planificación y gestión del paisaje sobre la malla verde urbana”.

Tras el debate fueron eliminados los $2.925 millones dirigidos al fortalecimiento institucional del Jardín Botánico. De esos recursos ahora $1.398 millones se dirigirán a los proyectos de arborización; se incluyó además una partida de $1.000 millones dirigidos a la protección de los derechos desde la Secretaría de la Mujer.

No corrieron igual suerte los reparos que encontré en las adiciones presupuestales solicitadas para la Secretaría de Ambiente, por considerar que la ciudad tiene otras prioridades. Por ejemplo, la administración solicitó $2.000 millones para realizar intervenciones para mejorar la infraestructura física y la dotación de la entidad. Si bien esas inversiones deben realizarse en algún momento para mejorar el bienestar de los funcionarios, hay otros proyectos que deben agilizarse porque implican efectos positivos para toda la población de la ciudad.

Por ejemplo, parte de esos $2.000 millones que se proponen para la infraestructura de la secretaría se podrían redireccionar para adquirir por lo menos otros 3 equipos adicionales para la red de Black Carbon* (se están solicitando 3 en la propuesta actual). Con esos 6 equipos se llegaría a una cobertura superior al 60% que propone la Administración Distrital con los $400 millones de pesos solicitados. Con otros $400 millones la cobertura sería de cerca de 83%.

De igual forma, podría avanzarse en parcelas de monitoreo de cambio climático. Aunque hay que resaltar el avance que implica ubicar estaciones para monitorear la calidad del aire en zonas con poca representatividad en la cobertura con que actualmente cuenta la ciudad, como Suba, Engativá, Bosa y Usme, es necesario que en esta última localidad se midan temas como los cambios que se producen por la erosión en la zona.

Por otro lado, también en la Secretaría de Ambiente, solicitaron $4.500 millones de pesos para el corredor ambiental Tunjuelo – Chingaza (proyecto que ha venido manejando la EAAAB paralelo al Río Tunjuelo con corredor peatonal y de bicicletas) en el tramo que se ubica dentro del parque Entrenubes. Los recorridos peatonales y en bicicleta se consideran “recreación pasiva” de acuerdo a lo que definió el Decreto 565 de 2017. Sin embargo, es necesario revisar la legalidad de esa disposición y discutir el tema a profundidad cuando se presente el Plan de Ordenamiento Territorial por parte de esta Administración.

A pesar de estos reparos en cuanto al corredor ambiental y el fortalecimiento institucional de la Secretaría de Ambiente, así fueron aprobados por votación en primer debate.

Para el segundo debate seguiré insistiendo en esos puntos, siempre en la búsqueda de que los recursos de la ciudad sean utilizados de la manera más eficiente y responsable posible.